origen-de-la-propina-racismo-pexels-ellie-burgin

Cómo la propina surgió del racismo y la discriminación

Pocos pensarían que la propina, que hoy día es considerada como un gesto bien visto, tuvo sus orígenes en el racismo y la discriminación. En Europa durante el siglo XV,  la clase aristócrata otorgaba, a modo de concesión, esta remuneración a las personas socialmente inferiores.

Posteriormente, a fines de la Edad Media, los señores feudales tenían la costumbre de proporcionar algunas monedas como gesto de buena voluntad o para humillarlos, siempre con la intención de dejar claro que ellos estaban al mando.

Del mismo modo, en Inglaterra, quienes eran huéspedes en alguna mansión solían dejar dinero para los sirvientes que debían trabajar horas extras. Aquella práctica se denominó “vail”.

El vail pretendió ser eliminado por la nobleza y la aristocracia en Londres, 1764, lo que provocó fuertes disturbios en la capital inglesa. Los sirvientes lo consideraban obligatorio y la clase alta un simple gesto de buena voluntad.

Con el avance del comercio, a mediados del siglo XIX, los norteamericanos que visitaban Europa dejaban propina con el propósito de demostrar que tenían educación refinada.

EL ORIGEN DE LA PROPINA EN LA ESCLAVITUD

La historia de la propina tiene sus bases en la esclavitud; al ser abolida, las personas de color solo conseguían empleo en restaurantes o como servidumbre. Los propietarios, racistas sin disimulo, pensaban que no debían pagarles por ser negros. En 1880,  lograron economizar los gastos de la industria hotelera, gracias a la injusticia de la mano de obra barata.

pexels-pixabay-
Imagen referencial: Pexels/Pixabay

En 1906, Washington fue el primero de seis estados en prohibir por ley las propinas. El dictamen finalmente se derogó en 1926 y es habitual dejar propinas en cualquier local.

Actualmente, es habitual el uso de propinas, aunque un estudio llevado a cabo en 2008 por la Universidad de Cornell y el Mississippi College, llegó a la conclusión que se les dejaba mayor propina a los meseros blancos que a los afroamericanos.

Cuando hablamos de Estados Unidos, es costumbre darle entre un 15% y 25% al mesero (a). En Latinoamérica, entre 10% y 20%, todo dependerá del servicio y la naturaleza del restaurante. Este gesto, tiene dos vertientes: el agradecimiento del empleado por aumentar sus ingresos; y la inconformidad del consumidor cuando es impuesto de forma obligatoria, ya que considera que el empleador es el único responsable de la remuneración de su personal.

origen-propinas-pexels-lukas-
Dependiendo del país y el restaurante, la propina oscila entre el 10% y 25%. Imagen: Pexels/Lukas

Por otra parte, en Japón es tan poco común dejar propina, que casi se considera un tabú. Los camarero orientales suelen confundirse al ver el dinero y descubrir quién lo ha dejado y por qué. Esto demuestra las múltiples formas en las que ha evolucionado la propina, que ahora tiene una connotación muy distinta al racismo y discriminación.

@VISUALECTORES

REC Magazine

Revista informativa con temas de actualidad, cultura general y curiosidades con un amplio acompañamiento visual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *