Qué es el Espíritu de la Navidad y cómo se celebra este 21 de diciembre

Año tras año, en muchos lugares del mundo conmemoran una fecha que antecede el nacimiento del Niño Jesús y que también tiene sus propios rituales. Se trata del Espíritu de la Navidad, que se celebra cada 21 de diciembre.

DE DÓNDE VIENE ESTA TRADICIÓN 

Como muchas otras celebraciones, esta también proviene de una tradición celta. Sin embargo, originalmente se trataba de celebrar la llegada del solsticio de invierno en el hemisferio norte; es decir, el momento en que el Sol se encuentra a la mayor distancia angular negativa del ecuador y el astro queda estático.

La creencia ha evolucionado con el paso del tiempo, pero se sostiene que el Espíritu de la Navidad desciende a la Tierra para visitar a los hombres de buena voluntad la noche del 21 de diciembre entre las 10:00 de la noche y las 12:00 am.

También se dice que el origen proviene de un ser superior y evolucionado que llegó para vivir en el lugar más frío del planeta. Se le adjudicaba el poder de cumplir los deseos de la gente.

CÓMO SE CELEBRA EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

Varios países de Latinoamérica han adoptado esta celebración como propia durante los últimos años. Cada quien lo hace a modo personal, bajo su propio estándar o estilo. Pero todos coinciden en agradecer lo que tienen y hacerle peticiones al Espíritu de la Navidad para el año siguiente.

Algunos suelen preparar la casa, limpiándola con esencias de mandarina u otra fruta. Se hace una cena, donde se puede invitar a más amigos o simplemente permanecer en la intimidad de la familia.

Es parte del ritual encender velas o inciensos aromáticos para ambientar el momento de la cena y las peticiones. Los más comunes son mandarina, naranja o cualquier otro cítrico.

Desde las 10:00 de la noche se abren las ventanas para dejar entrar el Espíritu de la Navidad. Todos toman lápiz y papel para hacer su lista de deseos para el próximo año.

El papel se dobla y se guarda en un lugar especial para poder abrirlo en la misma celebración del año siguiente. Esto hace que se pueda ver el avance que hubo y si realmente se cumplieron algunos de ellos.

Cuando ya se haga la revisión de los deseos de cumplidos, el papel se quema con algunas de las velas aromáticas dispuestas para esa noche.

Hacer toda la parafernalia no es imperativo. También es válido para quienes deseen hacerlo en solitario. Más que un momento esotérico, este ritual sirve para detenerse a agradecer y tener expectativas positivas para los próximos meses.

@VISUALECTORES

REC Magazine

Revista informativa con temas de actualidad, cultura general y curiosidades con un amplio acompañamiento visual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *