¿Quién descubrió que lavarse las manos podía salvar vidas?

Desde que inició la pandemia del coronavirus una de las campañas que ha tenido mayor difusión  es el frecuente lavado de manos, pero ¿quién fue la persona que descubrió que este hábito podía evitar enfermedades?

La respuesta se reduce a un nombre: Ignaz Philipp Semmelweis, un doctor de origen húngaro conocido como “El salvador de madres”, quien descubrió que la incidencia de la sepsis puerperal o fiebre puerperal podía ser disminuida drásticamente usando desinfección de las manos en las clínicas obstétricas.

LAVADO-DE-MANOS-Ignaz Philipp Semmelweis
Ignaz Philipp Semmelweis

Semmelweis, nacido en 1818 e hijo de un comerciante, siempre tuvo en mente ser abogado; sin embargo, al llegar a Viena y ver una autopsia cambió radicalmente su vocación. Se especializó en la obstetricia y para la década de 1840 ya trabajaba en el Hospicio General de Viena. Allí descubrió que las mujeres que daban a luz en el centro hospitalario tenían muchas más fiebres puerperales que las que alumbraban en sus casas.

LAVADO-DE-MANOS-Semmelweis
Semmelweis descubrió que las mujeres que daban a luz en el centro hospitalario tenían muchas más fiebres puerperales

LAVADO DE MANOS SALVÓ  A LAS EMBARAZADAS

El obstetra desarrolló una teoría: aquellas mujeres que recibían más visitas de médicos y estudiantes —muchos de ellos recién salidos del quirófano de tratar a otros enfermos o de la sala de disección— enfermaban y morían más. Y se le ocurrió medir qué pasaba si sus compañeros se lavaban las manos al entrar en la sala. Una jofaina con agua y un jabón fueron suficientes: al obligar al personal a lavarse las manos, las infecciones se redujeron a menos del 10% de las ingresadas. Las cifras habrían bastado para revolucionar la sanidad moderna, pero ese cambio tardó un par de décadas en llegar.

LAVADO-DE-MANOS-
Al obligar al personal a lavarse las manos, las infecciones se redujeron a menos del 10% de las ingresadas.

La conclusión del médico en vez de elogios, le trajo castigo. Su teoría de que eran los propios médicos los que enfermaban a sus pacientes no cayó nada bien. Fue despedido y sus técnicas se descartaron, pero poco tiempo, pues un par de años después cambió el equipo directivo del hospital y la asepsia de Semmelweis se impuso.

Los créditos de este descubrimiento fueron compartidos con otro galeno estadounidense de nombre Oliver Wendell Holmes, quien a la vez llegaba a las mismas conclusiones que el húngaro. No obstante, el reconocimiento final se lo llevó Joseph Lister, el británico que en 1877 ejecutó la primera operación en condiciones antisépticas.

LAVADO-DE-MANOS-Oliver Wendell Holmes
Oliver Wendell Holmes

@Visualectores

REC Magazine

Revista informativa con temas de actualidad, cultura general y curiosidades con un amplio acompañamiento visual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *