Síndrome de la cabaña: ¿Te ha dado miedo volver a la calle?

Aunque en la mayoría de los países latinoamericanos han flexibilizado la cuarentena, otros países han decidido levartarla completamente o, por el contrario, aplicar más restricciones. Es probable que tras esta etapa de confinamiento haya una oleada del síndrome de la cabaña, que los expertos definen como el miedo a encontrarse nuevamente en la calle.

Esa sensación de ansiedad y angustia que ocasionaron los primeros días de encierro para evitar la propagación del COVID-19, esta vez la sentirán quienes den los primeros pasos a la cotidianidad en la calle.

Indudablemente, el confinamiento que obligó a casi todos los ciudadanos del mundo a estar puertas adentro sin contacto con la normalidad casi todo un años tendrá sus consecuencias. Un nuevo grupo de ermitaños podría haber nacido. De superarse la pandemia, un sector de la población vivirá con el miedo a grandes concentraciones por un buen tiempo.

hombre-asomado-ventana-sindrome-de-la-cabaña-visualectores
Un nuevo grupo de ermitaños está por nacer debido al confinamiento. Foto: @visualectores

El síndrome de la cabaña es un padecimiento que se ve frecuentemente en los prisioneros, quienes al conseguir la libertad se sienten perdidos y con temor a volver a su rutina fuera del confinamiento. Asimismo, es común en personas que han estado mucho tiempo internadas en hospitales e incluso las víctimas de secuestro.

¿A QUIÉNES AFECTA?

Según expertos en el estudio del comportamiento humano, probablemente sean los adultos mayores e hipocondríacos los más propensos padecerlo. Los primeros, por ser una población de riesgo para contraer el coronavirus; los segundos, por su recurrente paranoia a sufrir enfermedades.

Del mismo modo, aquellos con predisposición al aislamiento social están en la lista de aquellos que no tomarán como una buena noticia el levantamiento total de la cuarentena.

Habrá personas a las que el desconfinamiento no les va a producir la felicidad que debería. “Cuando estás confinado en un sitio pequeño, con poca movilidad, lo que ocurre es que tu energía baja. Te acomodas a la situación. Te acostumbras a vivir en ese mundo. Entonces empiezas a generar un miedo de lo que pueda ocurrir el día que tengas que salir al exterior”, explicó Ovidio Peñalver, psicólogo sanitario y psicoterapeuta al diario NIUS de España.

mujer-viendo-desde-la-ventana-sindrome-de-la-cabaña-visualectores
Personas con predisposición al aislamiento social son propensos a sufrir del síndrome de la cabaña. Foto: @visualectores

Advierten que el síndrome de la cabaña puede terminar en su versión más extrema: la agorafobia, el miedo a los espacios abiertos.

“Esta fobia puede surgir tras un estado prolongado de aislamiento en personas a las que ya les costaba salir de casa solos. Son personas a las que les agobia esperar en una cola, usar el transporte público, ir a campos de fútbol (…) A este tipo de personas, en el momento en el que puedan salir a la calle, les va a costar mucho y probablemente no lo hagan”, expuso Laura Baliña,  psicóloga sanitaria a NIUS.

El especialista insistió en que el proceso para retomar la rutina será distinto y personal; sin embargo, en términos generales la confianza no será algo que se supere en estas primeras fases.

CÓMO SUPERARLO

Esto puede afectar a todos, sin distingo de edad; por eso, se aconseja ir poco a poco y no hacer nada que no se desee. En ese sentido, es recomendable realizar ejercicios de respiración y descansar del alud informativo que muchas veces contribuye a la angustia y zozobra colectiva.

Por Jennifer Marrugo

@VISUALECTORES

REC Magazine

Revista informativa con temas de actualidad, cultura general y curiosidades con un amplio acompañamiento visual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *