periodistas-deportivas-mohamed Hassan en Pixabay

Periodistas deportivas: trabajar bajo la constante evaluación masculina

Si existe un campo laboral donde abundan los hombres, es en el deporte. No solo hablamos de quienes ejecutan la actividad deportiva, sino de aquellos que se dedican a cubrir esta fuente de noticias donde el rol femenino históricamente ha quedado rezagado. Las periodistas deportivas viven trabajando bajo la constante evaluación masculina, según ellas mismas nos comentaron.

periodista-deportiva-marion-reimers
Periodista deportiva Marion Reimers. Imagen: @lareimers

Cuando se buscaba información sobre las mujeres que han sido pioneras en la fuente de Deportes, saltaron varios nombres. Eglis Giovanelli fue la primera en ponerle voz y la cara a los deportes en los años 70 en Argentina. En esa misma época, Mari Carmen Izquierdo lo hacía en España.  La argentina Viviana Vila fue la primera mujer en comentar un partido mundialista en Estados Unidos, algo que ocurrió apenas hace dos años en Rusia 2018.  Mientras que Marion Reimers se convirtió en la primera mujer mexicana en narrar una final de la Champions League, el 1 de junio de 2019 por Fox Sports.

La destaca actuación o su reconocimiento es muy reciente. Eso nos lleva a preguntar por qué el priodismo del deporte ha sido tan celoso con ellas o si han sido las mujeres quienes han huido al deporte a lo largo de la historia.

SER PERIODISTA DEPORTIVA ES ESTAR EN UN EXAMEN CONSTANTE

Edwina Quintero es una periodista venezolana que ha trabajado en la sección del Real Madrid de Vavel en España, cubrió Deportes en el diario digital Noticia al Día e hizo lo propio en HSB Noticias de Colombia. Su experiencia en la fuente le ha traído satisfacciones y aprendizajes, pero también un constante miedo a equivocarse. De hecho, esa evaluación perpetua por parte de los varones la ha tenido desde niña.

“Cuando era niña sí me marcó muchísimo que con los únicos que podía hablar de fútbol y deportes era con mis compañeros de la escuela y estos al principio se burlaban. Se la pasaban haciéndome preguntas como: ‘¿En cuál equipo juega Zinedine Zidane? ¿Qué es un fuera de juego? ¿Cuál es el número de Ronaldo? ¿Cuál es el número de Pipo Inzaghi?’ Me parecía estúpido. No las preguntas como tal, sino que lo hacían como un examen. Si no respondía eso, entonces no podía hablar de fútbol con ellos”, comentó Quintero.

periodista-deportiva-maria-jose-ramirez
María José Ramírez entrevistando al grandeliga venezolano Wilson Álvarez

Ese prejuicio la hizo avanzar desde temprano en sus conocimientos sobre el fútbol. “Me obsesioné por aprenderme dorsales, equipos, países, posiciones y la verdad, me terminó gustando. Aprendí a saber cuál jugador llevaba el balón sin necesidad de que lo nombraran o lo enfocaran de cerca”.

Algo similar le ocurrió a María José Ramírez, periodista deportiva con más de 10 años de experiencia en plataformas digitales y de televisión. Fiel seguidora del boxeo y que ha podido entrevistar a figuras importantes de ese y otros deportes.

“Desde la universidad tenía que escuchar que no lo iba a lograr. Mis propios compañeros hombres, uno en especial, se encargaba de recordármelo. Es algo que nunca se me olvida. Pero ya ejerciendo, te das cuenta que si ellos se equivocan, no pasa nada. Si nosotras cometemos un error las consecuencias son mayores y se le atribuye la falta a la típica frase de “mujer tenía que ser”. Una sola palabra mal dicha nos deja fuera de juego”, señaló.

EL TECHO, LOS PREJUICIOS Y EL ACOSO

Como en muchos otros empleos, las mujeres parecieran tener que demostrar algo para poder alcanzar ese reconocimiento o respeto. Y en cada escalafón se van encontrando un obstáculo distinto. 

Cada una tiene experiencias ailadas, pero el punto de encuentro en casi todas es el llamado “techo” profesional que no las deja avanzar o tener una justa asignación de trabajos importantes hasta ganarse el respeto del gremio. 

periodista-deportiva-pexels-mentatdgt-
La designación de pautas relevantes es una de las dificultades que atravievan muchas periodistas deportivas. Imagen referencial: Pexels/Mentatdgt

Ramírez manifestó que en una oportunidad le negaron cubrir un partido de fútbol importante. “Me dijeron que yo no podía ir a esa pauta y se la dieron a un compañero. Sin embargo, como pude, fui y pagué el viaje de mi bolsillo. Siempre se evitaba darme juegos o ruedas de prensas importantes; era costumbre dejarme las notas fresas”.

En el caso de Edwina, narró que tuvo que cubrir primero la fuente de Farándula para poder llegar a los deportes. “Me tocó escuchar que la fuente estaba llena, cosa que no debe tomarse como un prejuicio, pero sí tuve que cubrir Farándula antes para poder escribir lo que domino. En ese medio no lo hicieron para complacerme, después se dieron cuenta de mi valor como periodista deportiva”.

Así como existe la subestimación del trabajo de las mujeres en el mundo deportivo, también existe el acoso. María José recordó que la felicidad de su primera oportunidad en la fuente de Deportes fue empañada por el acoso del director del programa. El bochornoso episodio la hizo salir del espacio ante el silencio y complicidad de sus compañeros, quienes —aparentemente—, estaban al tanto de lo que ocurría.

Llegarse a enamorar de un deportista también puede costar la reputación de las periodistas deportivas, indica Ramírez. si una de sus compañeras cometiera este “pecado”, de inmediato se le etiqueta como “fácil” o que “no es seria en lo que hace”.

PERIODISTAS DEPORTIVAS EN TV: ¿INCLUSIÓN O MARKETING?

Esto nos hace saltar al tema de la apariencia. Ella misma confesó que los colegas varones tienen un prejuicio con aquellas periodistas deportivas que usan tacones en la grama. La presencia de las mujeres en los canales de deportes, en algunos casos, usan la imagen femenina para seguir calando en el público masculino y no por tratarse de un tema de inclusión.

“Creo que descubrieron que si ponían a una mujer bien sexy iban a vender más que con el formato de tres señores encorbatados. ¿Por qué? Más hombres iban a querer comprar ese paquete de canales deportivos y mujeres que les gustan los deportes se iban a sentir identificadas y también iban a comprar más”, asegura Edwina Quintero.

Asimismo, cree que esta estrategia de marketing igual trajo consigo que las mujeres comenzaron a ser tomadas en cuenta. Pero también se

periodismo-deportivo-pexels-cottonbro-
Las periodistas deportivas piden igualdad de condiciones para ejercer. Imagen referencial: Pexels/Cottonbro

creó el estereotipo de “mujer sensual que no sabe nada”, que solamente es derribado por aquellas que aunque sean atractivas logran acallar las críticas con su conocimiento en la fuente.

¿HACIA DÓNDE DEBE IR EL PERIODISMO DEPORTIVO?

Tanto Quintero como Ramírez creen que la igualdad de condiciones y de sueldo debe ser innegociable. “En casi todos los países las periodistas deportivas cobran sueldos por debajo de los hombres, aunque se haga el mismo trabajo. Igual pasa con las atletas”, dice la especialista en boxeo.

Agregó que de igual manera debe ser erradicada esa expectativa cuando una mujer se para a preguntar en una rueda de prensa. “Debe haber más respeto de los colegas, quienes se creen con autoridad para evaluar si realmente sabes cuando toca preguntar. Nosotras no estamos pendientes de si se equivocan o no para destruirlos”.

Quintero secunda esta idea, piensa que las periodistas deportivas o cualquier amante de los deportes no debe ser cuestionada por si sabe mucho o no sabe nada. “En un mundo ideal agregaría formatos de programas deportivos solo de mujeres o los mixtos donde la mujer sea más narradora que analista”. 

Insisten en que ya es hora de que lo único importante sea el deporte. También resaltan la comprensión y profesionalismo que han recibido de algunos compañeros, pues ellos hacen la diferencia. Ser  hombre o mujer debe quedar en segundo plano, es indistinto y absolutamente innecesario en este siglo y en esta profesión.

Por Jennifer Marrugo

@VISUALECTORES

REC Magazine

Revista informativa con temas de actualidad, cultura general y curiosidades con un amplio acompañamiento visual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *